No naciste y ya te amo

Nota publicada en:  REVISTA SER PADRES HOY

Conexión con el bebé durante el embarazo

Periodista: Florencia Del Gizzo.

Entrevistada Dra. Sandra Miasnik

Aspectos y abordajes de la nota:

• Cómo se desarrolla el vínculo madre-hijo antes de que nazca desde tres perspectivas:  conexión emocional, el sentimiento que genera sentir su primer movimiento en la panza y la primera ecografía.

Siempre hablando de un embarazo deseado

1. ¿Cómo se genera la conexión entre la mamá y el bebé dentro de su útero?

La mujer es capaz de sentir esa conexión casi desde los inicios de la concepción, en muchos casos aún antes de confirmar su embarazo mediante un test.

Nos sentimos distintas, tal vez no sepamos explicar el porqué pero sabemos que algo es diferente.

A medida que el bebé va creciendo puede comenzar la interacción con su madre respondiendo a través de movimientos por ejemplo, al escuchar su voz, si oye alguna melodía que escucha repetidamente la mamá o simplemente contestando ante pequeñas presiones que se ejercen sobre el útero.

Este es el primer vínculo de todos, una conexión única y la más persistente. Este lazo será la base sobre la cual se desarrollarán los demás vínculos que el bebé establecerá con otras personas a lo largo de las diferentes etapas de su vida.

2. ¿Es distinto el vínculo cuando el embarazo fue gracias a algún método de fertilidad asistida después de muchos intentos? ¿Puede ser más profundo o más desarrollado por la mamá?

En los inicios del embarazo, las fantasías y miedos lógicos de esta etapa, suelen exacerbarse cuando el embarazo fue concebido a través de un tratamiento de Reproducción Asistida. La búsqueda fue más prolongada y muchos obstáculos se atravesaron hasta lograr el tan ansiado objetivo, por lo cual el miedo a perderlo o a que las cosas no marchen como es debido, puede aumentar.

Creo que de alguna manera esto hace, durante algún período, que el vínculo materno sea más estrecho, la mamá focaliza mucho más su atención sobre el área pelviana y está atenta a cualquier molestia, movimiento o dolor que pueda aparecer en la zona y no necesariamente estas cuestiones siempre se relacionen con el embarazo.

3. ¿Por qué es tan importante que la mamá alimente esta conexión? Por ejemplo a través de hablarle al bebé, acariciando su panza, poniéndole música. ¿Es lo mismo decir para sí misma y no verbalizar los sentimientos? ¿El bebé lo percibe igual o es necesario que nos escuche?

¿Cuál es la diferencia a futuro entre un bebé que su mamá alimentó mucho este vínculo y conexión y aquel bebé que no? ¿Cuáles son las recomendaciones para alimentar este vínculo?

Es sabido que ya a las 16 semanas, existe un gran nivel de recepción fetal ante los estímulos táctiles, gustativos y olfativos, sin embargo, las experiencias más llamativas son las concernientes al sentido de la audición.

Los fetos pueden oír a partir del 5° o 6° mes de gestación, lo cual es fácilmente objetivable observando la reacción de los mismos con movimientos bruscos ante un sonido intenso.

Muchos estudios han demostrado que los bebés recién nacidos, responden favorablemente ante la voz materna, sonido que les es familiar debido a que lo han escuchado durante su vida intrauterina.

Además, diversos trabajos científicos han investigado que si se repiten durante el embarazo las mismas melodías, una vez nacido el bebé este reaccionaría apaciblemente cuando vuelve a escucharlas. Por esto, se recomienda que la mamá elija una música o canción que sea de su agrado y la escuche periódicamente durante el embarazo, inclusive cantando para así integrar la voz materna con una melodía conocida que luego al ser repetida luego del nacimiento, podría lograr un efecto relajante sobre el bebé.

La madre no sólo transmite a través de la placenta la sangre con los nutrientes necesarios para el desarrollo embrionario. También transmite sensaciones positivas y negativas que son percibidas por el feto y que son de gran influencia para su evolución.

4. Es común que durante todo el embarazo confluyan fuertemente dos sentimientos: el de felicidad total (por lo que implica tener un hijo tan esperado, sentirlo en la panza y ver su desarrollo a través de las ecografías) y el de los miedos y ansiedades (por lo desconocido al parto, por esperar que el bebé sea sano, etc).

¿El bebé percibe todos los sentimientos que tiene la madre? ¿Cómo evitar los malos pensamientos y minimizar el sentimiento de miedo. ¿La conexión crece a medida que el bebé se desarrolla? ¿Existen distintas etapas de este vínculo en el embarazo?

Efectivamente cada etapa del embarazo conlleva distintas sensaciones y por ende vínculos diferentes. Durante el primer trimestre, y hasta aproximadamente las 20 semanas, como no son percibidos los movimientos del bebé, el contacto evidente de la mamá con el embrión es mediante las ecografías. Estos estudios, suelen ser precedidos por días de mucha ansiedad que tienen que ver con dudas y fantasías acerca de cómo estará el embrión.

La mujer percibe el contacto real con su embarazo cuando puede visualizarlo o sentirlo a través de los movimientos fetales.

Avanzado el 2° trimestre, cuando estos movimientos son objetivables, la conexión se hace más evidente. La mamá necesita sentir permanentemente a su bebé, acariciarlo a través de la panza, conectarse con él permanentemente.

Asimismo, el bebé también necesita mucho de este contacto y de su continuidad luego del nacimiento, ya que lo ayudará en la vida extrauterina a sentirse tan contenido y seguro como lo estuvo dentro del vientre materno.

btn