Eliana y Mariela

Mariela y ElianaSomos Eliana y Mariela, hace varios años que estamos juntas y desde el primer día coincidimos en que queríamos ser Mamás. Hace dos años nos casamos gracias a la ley de matrimonio igualitario y una de las razones más fuertes era para poder inscribir a nuestros hijos con nuestros apellidos (que en ese momento solo se podía de esa forma).

Después de un tiempo decidimos que ya era el momento de hacerlo, visitamos un centro especializado en fertilidad pero debemos reconocer que mucho no nos gustó. Paso un poquito más de tiempo y le preguntamos a nuestra ginecóloga a quien nos recomendaba para hacer el tratamiento, y ella nos recomendó a Sandra.

A los días llamamos por teléfono y solicitamos una entrevista con ella, esperábamos ese día con mucha alegría y emoción (para ese entonces, aun no estaba aprobada la ley de fertilización). Cuando llegamos al consultorio leíamos cada afiche, mirábamos las fotos de bebes nacidos, hasta que de repente nos llamo Sandra con su gran sonrisa.

Debemos admitir que nos sentimos muy cómodas, como si nos conociéramos desde siempre, nos conto con todos los detalles como era el procedimiento, que es lo que debíamos hacer, fue tan clara que prácticamente no teníamos preguntas para hacerle.

Nos fuimos del consultorio con una gran felicidad porque sabíamos que estábamos en buenas manos, mas allá de la profesionalidad que se dejaba entrever, estábamos contentas por su empatía, palabra que últimamente está bastante en desuso y que muy pocas personas o profesionales poseen.

Al tiempo se aprobó la ley de fertilidad cuando estábamos por empezar el tratamiento y nuestra obra social nos derivó a otro centro y no podíamos atendernos más con Sandra.

Nos apenamos mucho por no poder hacer el tratamiento con ella, pero damos nuestra recomendación al 100%, porque por más que no pudimos hacer el tratamiento con ella siempre nos sigue respondiendo preguntas, mails, etc. Eso solo lo puede hacer alguien que ama lo que hace.
Deseamos Sandra que la vida te de toda la felicidad que vos das a los demás con el regalo más hermoso que es un hijo.

btn