Marcelo y Verónica

marceloyveronicaSomos Marcelo y Verónica.

Estuvimos un tiempo corto de novios y como nos conocimos “de grande” enseguida vino la propuesta de casamiento. Como estábamos super bien juntos, nos casamos al año y medio.

Bastante pronto vino el tema de los hijos porque ya lo veníamos hablando de novios y yo, Verónica ya tenía 38 años…… Asique empezamos a buscar de manera natural y nunca llegaba la notica, ni hablar de las presiones de padres, hermanos que siempre hacían la famosa pregunta: para cuando? Todavía en esa época, hace apenas 7 años, los problemas de fertilidad no eran tratados con la naturalidad con la que se tratan ahora.

En fin…. Cuando vimos que no conseguíamos lograr nuestro sueño, decidí  consultar a una amiga mia del club ginecóloga, porque había ido a uno o dos ginecólogos diferentes, pero no me convencían mucho sus respuestas. Finalmente mi amiga me sugiere ir al Cegyr . Ahí inmediatamente pido un turno por aquel entonces Sergio Papier y Sandra Miasnik y ahí quedé.

Luego de hacernos todos los análisis pertinentes, llegamos a que Marcelo tenia problemas variados en sus espermatozoides y que debíamos hacer un ICSI.

Realmente fueron momentos duros, porque uno siempre piensa que concebir un hijo es algo super natural y sencillo, y de repente nuestros planes se veían frustrados por este problema.

Sandra nos acompañó gracias a Dios en todo el proceso.

Primero decidimos irnos de vacaciones un febrero del 2008 y al regreso comenzamos con el tratamiento.

Me acuerdo que por ese entonces mi papa encaraba su cáncer de colón y era terrible mi situación ya que quería encarar el ICSI con todas mis energías puestas ahí. Y entonces en el primer día de mis inyecciones, le digo a mi marido, NO PUEDO, y ahí el me dice que si no era ese cuando iba a ser el momento que en la vida siempre iba a haber algo que no estuviera bien, y así finalmente empezamos el tratamiento. Recuerdo que era la Semana Santa del 2008 y nosotros en pleno tratamiento yo iba del Cegyr  directo a la clínica donde estaba internado mi papa. Era una situación compleja, parecía que uno iba “de la vida a la muerte” . En ese entonces la situación de mi papa era muy delicada…

En fin pasamos esa etapa y vino la implantación. Nos transfirieron dos embriones y a esperar!!!! Recuerdo que un fin de semana , todavía faltaba para hacer la beta, y nos fuimos a comer un asado, estábamos ahí, y de repente voy al baño y pasó lo peor, pensé! Me había indispuesto!

La llamamos a Sandra y ella con su tranquilidad nos dice, es mejor que se vaya a ser reposo, porque pueden ser perdidas, pero que no se ilusione, porque bueno, también puede ser lo otro.

Era tan difícil , estar en esa delgada línea entre la ilusión y la supuesta realidad. Pero yo había decretado que era que finalmente me había indispuesto asique hice mi descarga correspondiente y lloré y lloré.

Recuerdo que nos tocaba ir a hacernos la beta y allí fuimos, cero ilusión para nosotros las cartas ya estaban echadas.

También recuerdo que le dije a Sandra , me voy al laburo, esto ya fue, y me dice, bueno anda! Pero tranquila. Llámenme a las 3!!

Me fui al trabajo y le digo a mi marido, llama vos! Y me llama tipo 3 y media y me dice, me da siempre ocupado, llamo más tarde. Tipo 4 , Sandra me llama “atacada” y me dice, anda ya a hacer reposo!!!!! Están embarazados!!! Yo no podría explicar aquella felicidad y sorpresa, de mas esta decir que salí corriendo a tomarme un taxi para casa y abrazar a Marcelo que me esperaba tan ansioso como atónito. Sandra nos lo comunicó con una alegría que nunca lo olvidaré y es por eso que es tan especial en nuestras vidas. Parecía que ella estaba tan feliz como nosotros. Cuando la volví a ver para la primera eco, me dijo mas que nadie había querido que quedaras embarazada porque vos estabas con todo lo de tu papa, ella había notado  mi tristeza y la frustración de no poder poner del todo mi energía en el ICSI, pero ella me ayudo a que pueda transitar todo con serenidad. Asique esta es nuestra historia que este próximo 3 de diciembre cumple ya 5 años y que nos cambió la vida para siempre.

De más está decir que mi papá, es decir el abuelo, conoció a su nieta , quien es hoy su debilidad.

btn